Reservas Condiciones Contacto Quienes somos
Hoteles
Reserva tu Hotel
 
Servicio de Atención al Cliente
Conocemos todos los hoteles.
¿Qué buscas? Llámanos

T 902195737
911938087 
986806700 
Lunes a Viernes (09:30-20:30) - Sábados (09:30-13:30)

Síguenos    
 
BUSCAR HOTEL
BALNEARIOS EspañaPortugalAndorra
 
ESPECIALES Termalismo
 
 
 

El Agua

Si nos remontamos a millones de años atrás podremos comprender el inicio del agua en nuestro planeta. La corteza terrestre se solidificó, y los minerales emanaron del centro de la tierra a la superficie. Pero la temperatura aún era muy elevada, lo que producía la evaporación de estos minerales.

Con los años fue enfriándose, y este descenso de temperatura provocó que el agua pudiera precipitare desde la atmósfera en forma de lluvia y condensarse en la superficie formando mares y lagos. Este proceso interminable se conoce como ciclo hidrológico.
 
 
Esta lluvia puede seguir distintos caminos:

· Infiltrarse en el suelo formado por rocas porosas dando lugar a las aguas subterráneas que alimentan manantiales, pozos, ríos y lagos.
· Unirse al agua de los ríos, depositarse en plantas de las que se alimentan los animales o formar parte de lagos o mares.
· El agua del mar salada es menos susceptible a los cambios de temperatura, pudiendo oscilar entre los 29 grados de media en el ecuador y 1,5 bajo cero en los polos. Esto hace que los mares desempeñen un papel muy importante sobre el clima. La salinidad se debe a la acumulación de minerales arrastrados por medio de las redes fluviales subterráneas y de superficie.
· Pero la mayor parte del agua va a terminar en los océanos, a través de lo que se denomina líneas de drenaje natural. Los recorridos de los ríos y las aguas subterráneas terminan en el mar, al igual que las aguas de zonas altas que se precipitan en forma de agua liquida uniéndose al caudal de los ríos.

El ciclo se inicia otra vez en el momento en que el sol comienza a evaporar el agua de la superficie terrestre hacia la atmósfera. Por lo tanto, el ciclo hidrológico lo podemos dividir en cuatro fases: condensación, precipitación, infiltración y evaporación.

El agua la podemos encontrar en tres estados diferentes:
· Liquida, formando ríos, manantiales, mares y lagos.
· Sólida (en nieves y glaciares).
· Gaseosa, mezclada en la atmósfera.

Dos tercios de nuestro planeta están cubiertos de agua y dos tercios de nuestro cuerpo son agua. Por eso, el agua es el bien más preciado que tiene la humanidad para poder mantener la vida en nuestro planeta.

 

Agua Potable

El agua potable tiene dos orígenes desde los cuales se suministran las poblaciones: uno es de las aguas superficiales, como los ríos, lagos y embalses y el otro es de las aguas subterráneas a través de pozos y fuentes.  
 
En ambos casos, el agua aun no esta completamente limpia para poder ser consumida. Para eliminar los posibles contaminantes se le añade sustancias denominadas coagulantes que van a reaccionar en el agua, produciendo la coagulación de las partículas contaminantes que van a irse al fondo. Además, se le añaden desinfectantes, para eliminar las bacterias y gérmenes que pueden ser dañinos para nuestro organismo y, posteriormente, se filtra quedando limpia y potable para su consumo.

Las aguas subterráneas, que contienen un menor numero de materias orgánicas que las de superficie, no suelen necesitar tanto tratamiento, pero siempre dependerá de la calidad de las mismas.

El agua potable debe ser incolora, inodora e insípida, pero en la realidad no es así. Hay gran diferencia entre el agua procedente de un grifo con la que se puede obtener de una fuente natural. Su color, olor y sabor son muy diferentes. Al igual pasa cuando el agua proviene de distintas zonas geográficas. En este caso, puede afectar a nuestro organismo aunque sea agua potable, ya que puede tener microorganismos a los que nuestro cuerpo no este acostumbrado y necesite unos días de adaptación.
Impurezas del agua

No existe el agua pura, ya que siempre va a contener algún tipo de impureza. Muchas son inofensivas y pueden variar su sabor, como las aguas minerales que se obtienen por la erosión de rocas naturales por el agua. Estos minerales quedan disueltos y le otorgan distintas características de color, sabor y olor.

Otro tipo de contaminantes son los artificiales, procedentes de fabricas y terrenos agrícolas en los que se utilice fertilizantes contaminantes, que se van a filtrar llegando a las aguas subterráneas. En este caso el agua no es potable, por lo que siempre debemos de tener en cuenta que el agua sin depurar puede ser una fuente de contaminación que interfiera negativamente en nuestro organismo.

Existen mas de 80 contaminantes que los podemos englobar en dos grupos dependiendo del efecto mas o menos inmediato que produzca en nuestro organismo:

Agudos: El efecto es inmediato, y se suele producir por la contaminación a través de virus o bacterias que se encuentren a niveles muy elevados en el agua. No suelen tener efectos permanentes en nuestro organismo.

Crónicos: Aparición tardía, pudiendo llegar a pasar muchos años antes de notar los primeros síntomas de contaminación en nuestro organismo. Esto suele suceder cuando se está consumiendo agua con algún tipo de contaminante a nivel bajo de concentración durante muchos años. Poco a poco, va afectándonos. llegando a producir enfermedades crónicas como problemas de hígado o riñón.

Otra clasificación de los contaminantes se puede hacer dependiendo de su origen, pudiendo ser:

Químicos inorganicos : Antimonio, arsenico, bario, berilio, cromo, cobre...
Quimicos organicos: Acrilamida, Atrazina, benceno, benzo-pireno....
Radionucleidos: Radio 226 y 228
Microorganismos: Giardia lamblia, legionella...


El agua potable es sinónimo de evolución económica. Las zonas del mundo donde no existe un abastecimiento de agua potable son las grandes regiones desfavorecidas, en las que, para poder conseguir agua 'potable' o, mejor dicho 'bebible', la gente debe recorrer grandes distancias en unas condiciones precarias, y aceptar el riesgo de que, posiblemente, el agua que están consumiendo les este matando al mismo tiempo.

En las zonas más desarrolladas de nuestro mundo, la contaminación la producimos nosotros mismos, afectando de manera importante al ecosistema. La contaminación de las aguas a través de vertidos industriales, tanto en zonas de agua dulce como salada están orientando nuestro consumo hacia el agua embotellada que tenga unas garantías de calidad.

 

Aguas Termales

Se denomina agua termal a aquella que emana a la superficie con una temperatura 5ºC más alta que la temperatura media anual del lugar donde emana. El paso del agua entre distintas capas subterráneas, en las cuales las rocas están a alta temperatura, producen el calentamiento del agua.

Los beneficios de las aguas termales son debidos a la existencia de minerales en su composición obtenidos de su disolución.

Agua minero-medicinal es aquella que en su composición se encuentran minerales con características terapéuticas obtenidos de distintos procesos biológicos y geológicos.

Las aguas termales son a la vez minero-medicinales, pero no todas las aguas mineromedicinales son termales, ya que podemos encontrar aguas mineromedicinales frías.

Clasificación de las aguas termales: Dependiendo de la temperatura a la que se encuentre el agua subterránea, se disolverán distintos tipos de minerales, por lo que debemos hacer una clasificación de los distintos tipos de aguas termales en función de su origen, temperatura, origen geológico, composición química y composición mineral.

Dependiendo de su origen:

Superficiales: mares y lagos.
Infiltración: Red hidrológica subterránea, cuyo origen es el ciclo hidrológico. En este tipo de aguas subterráneas es donde encontramos las aguas termales.

Dependiendo de su temperatura las podemos clasificar en :

Aguas frías: menos de 20ºC
aguas hipotermales: de 21º a 35ºC
aguas mesotermales: de 35º a 45ºC
aguas hipertermales: más de 45ºC

Dependiendo de su origen geológico:

Aguas magmáticas: Aguas cuyo origen es de carácter eruptivo y el caudal constante en composición y temperatura.
Aguas telúricas: Su caudal varia dependiendo de la época del año ya que proviene de la infiltración de las lluvias.

Dependiendo de su composición química:

Es muy importante la forma en que el agua termal llega a la superficie ya que puede variar su composición. En los casos en el que el agua esta muy caliente y alcanza su punto de ebullición antes de llegar a la superficie, solo sale vapor. Estos gases se oxidan al mezclarse con las aguas frías y producen manantiales ácidos los cuales presentan un aspecto lodoso causado por que el agua ácida corroe la roca del perímetro. En el caso de manantiales neutros o alcalinos el agua es limpia y transparente.

Manantiales de aguas ácidas: pH menor de 7
Manantiales de aguas neutras: pH igual a 7
Manantiales de aguas alcalinas: pH mayor de 7

Dependiendo de su composición en minerales:

Aguas Bicarbonatadas: Aguas de baja mineralización, alcalinas y frías. Su uso es por ingesta, actuando sobre el metabolismo de manera que alcaliniza el PH gástrico si se toma en ayunas, disminuyendo la acidez y ayudando en el proceso digestivo. También estimula la secreción pancreática y tiene funciones diuréticas alcalinizando la orina.

Este tipo de aguas pueden compartir su composición con otro tipo de minerales que van a variar sus acciones. Las más comunes son:
Bicarbonatadas sódicas: Indicadas en afecciones gástricas como la hipermotilidad intestinal, ulceras duodenales, diarreas y afecciones hepáticas y renales.
Bicarbonatadas cálcicas: mejoran la digestión.
Bicarbonatadas mixtas: mejoran la digestión.
Bicarbonatadas sulfatadas: indicadas en intoxicaciones hepáticas y estreñimiento.
Bicarbonatadas cloruradas: indicadas en afecciones reumáticas.

Aguas Cloruradas: Aguas en cuya composición predomina el cloruro. Pueden ser de baja mineralización, dando lugar a aguas termales o de alta mineralización, que serán aguas frías. Están indicadas en afecciones dermatológicas, aumentando las defensas de la piel. También tienen efecto antiinflamatorio si en su composición se encuentra sodio.

Su aplicación puede ser por vía oral, provocando estimulación gástrica y del peristaltismo intestinal, o por vía externa, indicadas en casos de estrés por su importante efecto sedante, disminución de la hipertonía muscular, aumento del flujo sanguíneo y como efecto analgésico y antiinflamatorio. También están indicadas para afecciones del aparato locomotor, como las contracturas musculares.

Su aplicación es por medio de duchas, chorros, baños y piscina. Aparte de las indicaciones anteriores, esta aplicación va aumentar las defensas de la piel y mucosas. También son utilizadas por medio de inhalaciones y estufas. Por último, este tipo de agua es estimulante de funciones orgánicas, endocrinas y metabólicas.

Aguas Ferruginosas: Agua en cuya composición se encuentra principalmente hierro, aunque suelen acompañarse de bicarbonatos o sulfatos.

Están indicadas en casos de anemias ferropénicas y otros tipos de anemias, ya que este tipo de agua esta considerada como reconstituyente. Otras indicaciones son en caso de obesidad, reumatismos, afecciones hepáticas, biliares y algún tipo de afecciones dermatológicas, así como para trastornos de desarrollo infantil.

Aguas Sulfurosas: Agua hipertermal, cuyo PH es de 6,5 y mineralización media sulfatada-sulfurosa. Se encuentra en suelos fangosos y está indicada para afecciones articulares como procesos reumáticos y post-operatorios del aparato locomotor, anemias, neuralgias, dermatosis pruriginosas, inflamaciones alérgicas y afecciones respiratorias como el asma. Las aguas sulfurosas están contraindicadas en casos de hipertensión y hemoptisis.

Aguas Sulfatadas: Este tipo de aguas se caracteriza por que su temperatura y mineralización varían. Se pueden subclasificar en:

Sódicas y magnésicas: tienen una importante acción laxante. Otras indicaciones son para las afecciones dermatológicas, prurito e incluso en algunos casos de intoxicación medicamentosa o alimenticia.
Sulfatadas cálcicas: indicadas en afecciones gástricas, intestinales, hepatopatías y biliares produciendo una importante acción diurética y la eliminación de ácido úrico, importante en casos de gota.
Sulfatadas cloruradas: indicadas en afecciones digestivas, gastritis, estreñimiento y también en casos de insuficiencia hepática.
La técnica de aplicación de este tipo de agua es por medio de la ingesta, aun que se puede aplicar por medio de otras vías.

Aguas Radioactivas
: Aguas en cuyo contenido se encuentra radón-gas radioactivo de origen natural. Este tipo de agua utilizada en termalismo no tiene ningún efecto negativo. Al contrario, están indicadas para afecciones del sistema neurovegetativo, endocrino y para alteraciones en el sistema autoinmune, así como afecciones respiratorias crónicas, reumatológicas y dérmicas.

Se toman en baños o inhalaciones y están muy indicadas en tratamientos antiestrés, depresiones y alteraciones del sistema nervioso, ya que el radón tiene características sedativas y analgésicas

Aguas Sulfuradas: Agua en cuya composición predomina el azufre, lo que le da un olor característico a huevos podridos. Su administración se realiza por medio de ingesta aun que no se debe descartar otro tipo de aplicaciones. En su composición pueden ir acompañadas de sodio o calcio.

Están indicadas principalmente para procesos reumáticos, dermatológicos como ezemas, queratosis, psoriasis o pruritos y respiratorios crónicos, como laringitis, rinitis, bronquitis, asma. Son utilizadas en post-operatorios del aparato locomotor y traumatismos. Tienen efecto también sobre las afecciones hepáticas.

 

Efectos Beneficiosos

Hoy en día existe una importante cultura del agua, la vuelta a la naturaleza. Las aguas mineromedicinales son un complemento a la medicina tradicional y favorecen el equilibrio general del organismo.   
 
Si este tipo de tratamientos se acompañan de un emplazamiento en medio de la naturaleza, zonas sin contaminación, tranquilidad, acentúa su efecto psicológico produciendo una gran sensación de paz, que nos ayuda a combatir ese estrés que nos invade a diario. Además, el agua nos proporciona una limpieza de nuestro organismo, ayudándonos en la eliminación de toxinas.

Para saber como el agua influyen en el organismo debemos primero conocer un poco el funcionamiento de nuestro cuerpo. El cuerpo humano contiene un 75% de agua y, al ir envejeciendo, va disminuyendo llegando a un 55% aproximadamente. La mayor parte de este agua la obtenemos del exterior por medio de bebidas, pero hay una pequeña proporción que esta sintetizada en el organismo procedente de los alimentos. La perdida de este agua se produce por medio de la orina, sudoración y respiración.

En resumen, nosotros bebemos agua mineromedicinal, que entra en nuestro organismo y comienza a pasar una serie de 'filtros', en los cuales se van 'depositando' las sustancias minerales que lleva en su composición, sintetizándose en nuestro organismo y realizando distintas acciones terapéuticas según su composición. Es igual que el principio activo de los medicamentos, que se van a sintetizar en nuestro organismo realizando una acción terapéutica.

En caso de aplicaciones externas, la piel absorbe los minerales que van disueltos en el agua, introduciéndose así en nuestro organismo y realizando diversas acciones terapéuticas, tanto sobre la piel como en nuestro interior.

 

Formas de Aplicación

Las formas de aplicación de las aguas minero-medicinales se basan principalmente en tres técnicas: oral, tópica e inhalatoria.

Vía oral: Ingesta de agua. La composición mineral de las aguas va a indicarnos para que patologías estas mas indicadas. Las principales son las digestivas, hepáticas, biliares, renales y dérmicas.

Vía tópica: Aplicación sobre la piel. Está demostrado que los minerales penetran por la piel pudiendo llegar hasta el sistema circulatorio. Las técnicas más comunes de aplicación es por medio de baños, duchas y masajes, aunque hay más, de las cuales nos ocuparemos.Las patologías principales que se tratan con técnicas tópicas son las del aparato locomotor, sistema circulatorio y dermopatías, pero siempre debemos tener en cuenta la composición de las aguas para ver cuales son las indicadas en cada caso.

Vía inhalatoria: este tipo de aplicación ya es mas específica. Se suele realizar por medio de duchas nasales para patologías respiratorias. En este tipo de aplicaciones, el agua se puede utilizar tanto por sus propiedades minero-medicinales como para ser portadora de fármacos específicos.

La utilización de las aguas minero-medicinales deberá ser supervisada por un médico, ya que las composiciones de las aguas son distintas y pueden estar contraindicadas para algunas patologías. Un ejemplo son las aguas hipersódicas, contraproducentes para cardiópatas o hipertensos.

Las aguas termales debido a sus características logran la depuración del organismo por lo que están completamente indicadas en patologías inflamatorias del aparato locomotor como artritis. Este tipo de patología produce calor en la zona, rigidez, dolor, atrofia muscular, etc. La aplicación de las aguas termales van a producir un efecto de relajación, disminución del calor interno y una mejoría de la movilidad, que va a producir una disminución del dolor.

Si las aplicaciones se realizan en piscina terapéutica, la desgravitación producida por el agua va a ayudar a que las articulaciones que están sometidas a estrés por el peso corporal se liberen. Esto produce la relajación de la musculatura de la zona, disminuyendo las contracturas. Si a esto le añadimos el factor de la temperatura, el cual ya es relajante y descontracturante de por sí, aumentaremos el efecto terapéutico.

No debemos olvidar la estética, hoy en día tan importante. La ya comentada limpieza del organismo por las aguas termales conlleva a su vez una limpieza de los poros de la piel, mucosas y la liberación de toxinas, quedando limpia y tersa. En este tipo de tratamiento lo que mas se utiliza son los barros y lodos.

Pero sin duda la patología mas tratada en los balnearios o zonas termales es el reumatismo, este tipo de patología crónica, que produce dolor, rigidez, astenia, anorexia...etc, llegando a provocar deformidades causadas por la destrucción de la articulación y la incapacidad de movimiento. Las zonas de mas afectación son las articulaciones distales y simétricas como los dedos de las manos y pies, codos, rodillas, tobillos y pies.

Los tratamiento en este caso van a disminuir el dolor, la inflamación, mejorar la movilidad, disminuir las contracturas musculares y todo basado en el calor y las propiedades mineromedicinales de las aguas y los distintos tipos de técnicas de aplicación. La calidad de vida del paciente reumatológico que acude a los 'baños' es mayor que el resto ya que este tratamiento le confiere una mejoría importante en la evolución de su proceso.

Otra de las características que confieren los tratamientos de aguas mineromedicinales es el preventivo. Esto no quiere decir que las aguas eviten la aparición de alguna patología, pero si te cuidas, el índice de aparición de algunas enfermedades es menor que si tienes una vida de excesos, estrés, tabaco, alcohol...etc

Por eso desde nuestra humilde opinión animamos a que se pase una semana en un balneario y así se compruebe los beneficios que esto proporciona a nuestra salud y calidad de vida.


AVIAJES TRAVEL CLUB
Quieres ser socio?

APLICACION ANDROID
LOS   +   BUSCADOS
Adriana Beach Club ****
(Albufeira)
Adriana Beach Club
Desde 104,31 €/Noche
Hotel Playaballena ****
(Rota)
Hotel Playaballena
Desde 30,34 €/Noche
Servicio de Atención al Cliente
 Conocemos todos los hoteles. ¿Qué buscas? Llámanos

T 902195737
Lunes a Viernes (09:30-20:30) - Sábados (09:30-13:30) 
¿Por qué somos tu Central de Reservas?
Idiomas: Español | English | Français | Deustch | Português | Italiano | Nederlands
Central Hotelera Hotelalia S.L. CIF:B-15899123 Inscrita en el Registro Mercantil, Tomo 2755, Sección General, Folio 41, Hoja C-31659